HOSPITAL SAN AGUSTÍN

Desde hace un par de meses he suspendido mi actividad en el Hospital Infanta Luisa de Sevilla debido a diferencias entre lo que considero que debe ser ofrecer una asistencia de calidad a las pacientes y lo que quiere imponer la nueva gestora en este centro. Entiendo el inconveniente que esto supone para las pacientes que durante estos años han confiado en mí y sabían que podían encontrarme en este centro, pero creedme que la decisión ha sido totalmente contraria a lo que hubiera sido mi voluntad.

Hecha esta aclaración os comunico que podéis encontrarme en el Hospital San Agustín donde trabajo ya desde hace casi 8 años y donde voy a concentrar toda mi actividad.

 

 

Este centro situado en la localidad de Dos Hermanas está en una zona comercial muy concurrida donde no encontrareis problemas de aparcamiento.

El Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital San Agustín es un equipo compacto y muy compenetrado en el que sus integrantes cubren todos los campos de esta especialidad tan amplia. Desde el campo de la infertilidad y reproducción hasta la oncología ginecológica, pasando por la patología mamaria.

El control y seguimiento del embarazo desde las primeras semanas hasta el final del mismo, se lleva a cabo en nuestras consultas, pudiendo realizar todas las pruebas complementarias necesarias para una vigilancia estrecha de la gestación . Es un centro donde no hay salas de paritorio ni maternidad por lo que las pacientes eligen el centro que más les agrade para dar a luz, siendo atendidas por nuestro equipo o por quien ellas deseen.

Somos un centro con especial interés en la cirugía mínimamente invasiva, en la laparoscopia ginecológica. En el equipo tenemos amplia experiencia en cánceres ginecológicos y cáncer de mama.

Tanto la Dra. Gasca Collado como yo mismo acumulamos una larga trayectoria en cirugía laparoscópica avanzada llevando a cabo procedimientos laparoscópicos como histerectomías, patología ovárica (quistes, endometriosis), miomectomías, cirugía del prolapso uterino (colposacropexia). Y cirugía oncológica por esta misma vía como la histerectomía radical laparoscópica.

En la Unidad de Mama se ofrece una respuesta rápida en el diagnóstico y tratamiento quirúrgico del cáncer de mama,  con el uso de ganglio centinela y cirugía conservadora cuando es factible. Contamos con el apoyo constante de Cirugía Plástica para valorar la reconstrucción inmediata y cirugía oncoplástica.

El Hospital cuenta con unas instalaciones recientemente renovadas tanto en consultas como en el área quirúrgica. Haciendo de él un centro moderno y competitivo capaz de afrontar tanto la consulta más simple como el procedimiento quirúrgico más complejo gracias a un equipamiento moderno y una Unidad de Cuidados Intensivos a la altura de lo que se precisa .

En nuestro afán por cuidar todas las facetas de la salud de la mujer no solo abarcamos lo anteriormente expuesto sino que fomentamos los hábitos de vida saludable y las revisiones ginecológicas preventivas en todas las etapas de la vida de la mujer desde la adolescencia hasta la menopausia.

A la menopausia prestamos especial cuidado por ser un momento crucial en la vida de la mujer y requerir toda la cercanía de un ginecólogo/a de confianza.

Aunque probablemente el mayor valor que tiene el centro son los profesionales que lo componen, gente preparada que disfruta con su trabajo ofreciendo un trato cercano y respetuoso con los pacientes.

En este escenario, espero poder ofreceros la mejor manera de hacer ginecología que conozco, centrada en la mujer, en la escucha activa de sus problemas y en la detección precoz de los mismos. Ofreciendo soluciones personalizadas para cada paciente.

Resultado de imagen de HOSPITAL SAN AGUSTIN DOS HERMANAS

Anuncios

PREVENIR LA OSTEOPOROSIS: CLAVE DE LA BUENA VIDA

 

Sin título.001

Es la enfermedad más frecuente de los huesos en los países occidentales. En España la padecen más de tres millones de pacientes.

Escuchamos frecuentemente hablar de ella, aunque quizá no la conozcamos lo suficiente. La osteoporosis es una enfermedad consistente en la progresiva pérdida del calcio que conforma el hueso y del andamiaje que lo sostiene. Esto se traduce en un aumento de la fragilidad y por lo tanto que podamos sufrir fracturas con mínimos traumatismos.

Afecta fundamentalmente a mujeres en una proporción aproximada de 3-4 a 1 y aumenta su prevalencia con la edad. El 35% de las mujeres mayores de 50 años presentarán osteoporosis y este porcentaje se eleva al 52% por encima de los 70 y a más del 60 % por encima de los 80 años. Mientras que esta alta prevalencia en la mujer se asocia a la menopausia por la pérdida del efecto protector de los estrógenos sobre el hueso,  en el varón se suele asociar a enfermedades crónicas y se estima que afectaría a un 8 % de ellos.

Es un importante problema de salud , las fracturas más frecuentes son las de cadera y las de columna. Son fracturas muy limitantes, y en el caso de la cadera  pueden llegar a causar la muerte hasta en un 30 %. Dolores crónicos, inmovilizaciones prolongadas, invalidez, hospitalizaciones  y disminución en la calidad de vida provocan un enorme impacto sociosanitario, afectando tanto a la paciente como a todo su entorno familiar.

Por desgracia no es una enfermedad que avise, las pacientes no tienen síntomas, y cuando comienzan los dolores de espalda es porque muy probablemente ya ha aparecido alguna microfractura de alguna vertebra. Hay factores de riesgo que no podemos evitar como la edad ,el sexo o la raza,  sin embargo hay otros que si que podemos evitar: Es importante mantener un peso adecuado a nuestra complexión, el bajo peso se asocia a menor masa ósea, pero cuidado con el sobrepeso, pues puede favorecer caídas y se asocia a otras muchas enfermedades. Es bien conocido el nocivo efecto del tabaco sobre la salud, pero además el tabaquismo disminuye la calcificación de los huesos. La vida sedentaria favorece que el andamiaje de los huesos no se remodele y por lo tanto sea de mala calidad. La utilización de fármacos que disminuyen el calcio en los huesos hay que controlarla y procurar minimizarla.

Por lo tanto, si queremos prevenir esta enfermedad y consecuentemente mantener una mejor calidad de vida pese al paso de los años es importante seguir unos cuantos consejos:

  • Mantener una dieta equilibrada, rica en calcio y en vitaminas D y K. Sin exceso de proteínas animales ni grasas saturadas
  • Ejercicio físico regular y aeróbico. Caminar a diario, y si puede ser al aire libre matamos dos pájaros de un tiro, pues los rayos del sol favorecen al aumento de la producción de vitamina D, necesaria para fijaren calcio a los huesos.
  • Evitar hábitos tóxicos, ni fumar ni abusar del alcohol.
  • Revisiones periódicas por tu médico de cabecera e inexcusable visita al ginecólogo cuando se acerca la menopausia.

La osteoporosis aunque no de síntomas, se puede diagnosticar en fases muy  precoces y evitar que progrese, para ello tu médico de cabecera  o tu ginecólogo será el encargado de valorar factores de riesgo y solicitar pruebas diagnósticas.

La densitometría ósea es una prueba similar a una radiografía simple mediante la cual se valora la densidad mineral ósea o la cantidad de calcio por unidad de volumen del hueso. Es de obligada realización en los primeros años de la menopausia pues es en esos años cuando más cantidad de masa ósea se pierde y nos va a indicar que pacientes precisarán realizar algún tipo de tratamiento. Afortunadamente el arsenal de tratamiento que tenemos a nuestro alcance es amplio y bastante efectivo.

Los hábitos de vida saludables y una mínima vigilancia por parte del médico deberían ser la clave para prevenir las fracturas por osteoporosis y así añadir “vida a los años” y no “años a la vida”.

¿QUÉ ES LA ENDOMETRIOSIS?

La clave para entender esta enfermedad, que se estima que afecta al 1-2% de todas las mujeres en diferente grado, es conocer qué es el endometrio: De manera simple es la capa que tapiza el útero interiormente y que cada mes crece y se desprende produciendo la menstruación.

En la endometriosis aparece tejido del endometrio en otras localizaciones que no son el útero y aquí es donde aparecen los problemas:

Imagen

–          A nivel de los ovarios, que es donde más frecuentemente aparece, el crecimiento de este tejido y sangrado crea quistes que pueden llegar a ser muy grandes. Se llaman “quistes de chocolate” por el aspecto de su contenido, marrón.

–          Al asentar en otros tejidos o superficies de la cavidad abdominal se comportan como pequeñas agresiones que dan lugar a cicatrices y zonas de adherencias, esto hace que zonas que suelen ser móviles queden fijas, tirantes. Puede llegar a tener un comportamiento similar al tumoral aunque raramente se vuelve maligno, pero puede lesionar otros órganos pélvicos.

–          El síntoma más frecuente es el dolor con la menstruación (dismenorrea) y el dolor en la pelvis frecuente.  Entre el 5 y el 20 % de mujeres con dolor pélvico presentarán endometriosis. En un alto porcentaje ,estas pacientes presentan trastornos menstruales.

–          Todos los procesos asociados a la endometriosis condicionan problemas de infertilidad.

El diagnóstico, tratamiento y seguimiento de esta enfermedad pasa por diferentes medidas según el grado de la misma y es en la consulta de tú ginecólogo donde se debe valorar la idoneidad de uno u otro.

Desde tratamientos antiinflamatorios , hormonales hasta la  (preferentemente de mínima invasión)  pueden ser necesarios. Una correcta valoración de la enfermedad lleva a  las pacientes a alcanzar una buena calidad de vida y solucionar los problemas de infertilidad derivados de este problema.

En la web encontrarás más información sobre la endometriosis y asociaciones de afectadas:

http://www.endometriosis.com.es

http://www.endoinfo.info/

http://adaes.org/